Paleorama en sOpA’13

Desde hace tiempo el patrimonio arqueológico se ha convertido en una asignatura pendiente para muchas administraciones que vacilan a la hora de adoptar modelos de educación y gestión cultural al largo plazo. Esto es así especialmente desde que se aceptara de forma generalizada que todo resto arqueológico con independencia de su valor podía ser rentabilizado y, más aún, generar un programa sostenible para la población local. Así, algunas administraciones se han lanzado a una carrera frenética cuyo único objetivo ha sido construir centros de interpretación en entornos rurales, museos, rutas o exposiciones, sin pensar en quiénes deben gestionar dichos recursos ni en el público que les da sentido. No es atípico, por lo tanto, encontrar centros de interpretación cerrados en el medio rural, centros de los que nadie se ocupa, bien porque no hay presupuesto en las administraciones, bien porque las corporaciones locales no saben qué hacer con ellos.

Recientemente la Fundación de Patrimonio Histórico de Castilla y León ha publicado las actas «Evaluación de la eficiencia de las Instituciones culturales«, en las que se ponen de manifiesto algunos de los temas que trataremos en nuestra comunicación en sOpA’13, (1)  la falta de criterio a la hora de invertir en proyectos de gestión (la mayoría ubicados -en ocasiones cerrados- en entornos rurales en los que la población local no pasa de ser un mero espectador), centros que se hacen sin contar con el público y en los que prima el «complejo faraón» de muchas administraciones «ande o no ande caballo grande» .. y medalla y foto. (2) la falta de formación y experiencia de las corporaciones municipales que se ven incapaces de gestionar un centro, ya sea por falta de formación, financiación o ambas a la vez «El conocimiento que reside en las personas es el factor fundamental en el logro de la eficiencia: conformar equipos de alto rendimiento intelectual. Joan Abella),(3) la incrédula creencia de la relativa facilidad para realizar tareas de dinamización del Patrimonio «lo importante es el edifico y unas buenas pantallas de plasma, luego contratamos a un par de guías y listo«: para la gestión cultural eficaz, hace falta una cultura de empresa, (4) la sorprendente falta de integración del usuario (que es para quién se trabaja), en el proceso de diseño. Esto último resulta inaudito ¿cómo puede ser preferente el edificio frente a los objetivos (para quién, porqué, para qué)? Publicábamos recientemente en la Bienal Internacional de Ar&PA, los resultados  de la Fundación Cotec en materia de Patrimonio: «.. la existencia de monumentos, rutas culturales, sitios arqueológicos o museos, no implica por sí sola un beneficio económico automático para un territorio, siendo necesaria una adecuada gestión con una visión amplia y a largo plazo en la que la innovación juega un papel dominante«.

En este sentido, compartimos al 100% las consideraciones de Jesús Cimarro al respecto: «un nuevo modelo de gestión que parta de la sociedad, ya sea público, privado o mixto, pero que defienda el interés público y del público. Para eso, la clave es el producto, aplicar el criterio básico de calidad empresarial al sector de la cultura. La gestión es la clave y quien no sea eficiente debe dejar paso«. Además añadiríamos, la clave son también las personas, sin ilusión, sin pasión, sin formación, sin unos objetivos claros, sin un liderazgo emocional, sin un equipo comprometido, ningún proyecto funcionará.

Todas estas reflexiones constituirán el eje de nuestra comunicación, en la que haremos referencia a los 20 años de gestión en Atapuerca y Arqueopinto. Además, compartiremos nuestros modelos, estrategias y las soluciones que han optimizado nuestros programas. Hablaremos también de un proyecto que consideramos un modelo a seguir, la excavación y puesta en valor del yacimiento romano de  Los Bañales en Uncastillo

Para conocer lo que se está realizando y en nuestro caso, para mostrar la política de gestión y valores  de nuestra empresa, Paleorama participará en el I Congreso Internacional Sobre Educación y Socialización del Patrimonio en el Medio Rural, que se realizará en Malpartida de Cáceres, del 18 al 21 de Septiembre de este año.

 

sOpa13

 

Texto institucional del congreso:

A tenor de la coyuntura económica actual, el patrimonio cultural es uno de los sectores que posiblemente más haya acusado la reducción o eliminación de ayudas a proyectos de investigación, conservación o difusión. Es cierto que, hasta la fecha, mucho ha sido el trabajo realizado aunque con distintos resultados. Mientras que algunos de esos proyectos han sabido adaptarse a la situación, otros han sufrido los efectos de una planificación errónea al no haberse tenido en cuenta otros factores, además del científico o turístico, a la hora de hacerlos sostenibles.

Las políticas de puesta en valor, en la mayor parte de los casos, se ciñen exclusivamente a los grandes conjuntos históricos o a yacimientos arqueológicos de entidad, hecho entendible al ser los motores de la generación de recursos turísticos, y por lo tanto económicos, de un territorio determinado. No obstante, se dejan al margen a muchos otros lugares con un patrimonio que posiblemente no sea relevante dentro de esas directrices, pero sí para sus ciudadanos y para el resto de la sociedad. En este sentido, tanto el ámbito educativo como el de la gestión del patrimonio tienen un papel fundamental a la hora de inculcar en la sociedad los valores necesarios para propiciar la necesidad de autogestionar sus propios recursos patrimoniales.

Por este motivo en este I Congreso Internacional de Educación y Socialización del Patrimonio, dedicado al medio rural, queremos plantear, y que se, planteen, estrategias innovadoras de revalorización y de socialización del patrimonio cultural (artístico, arqueológico, etnográfico) basadas, no sólo en lo que ya está escrito, sino también en lo que queda por escribir, y que todo revierta en la propia sociedad como forma de mantener ese patrimonio y que el resto del mundo pueda disfrutarlo y hacerlo vivo.