sOpA’13 reflexiones

El pasado sábado 21 de septiembre de 2013 terminó el seminario internacional sOpA13 celebrado en Malpartida de Cáceres, fantástica y necesaria iniciativa organizada por Underground Arqueología y el Ayuntamiento de Malpartida de Cáceres.

Después de reflexionar sobre los contenidos vertidos en las numerosas comunicaciones, extraemos varias conclusiones. Por cierto, y antes de continuar, la gran cantidad de comunicaciones ya es de por sí un indicativo; existe interés, hay una necesidad, hay un proceso de cambio en marcha. Quién no vea esto es que está ciego.

paleorama sopa'13

Un descanso en medio de las sesiones

(1) La primera tiene que ver con una interesante puesta en común que tuvo lugar al final de las sesiones en la que se nos pedía, en poca palabras, sintetizar cual era para cada uno de nosotros el reto en materia de socialización del Patrimonio. Un de los retos es sin duda DAR, decimos dar y no compartir porque -dar- es sinónimo de ofrecer sin esperar nada a cambio pero con el objetivo de contribuir a mejorar algo. Una cosa es compartir teorías, ideales, aproximaciones y puntos de vista que muchas veces no implican responsabilidades, simplemente se dicen y ya está (el movimiento se demuestra andando y las palabras se las lleva el viento), y otra muy distinta es dar a terceros productos y programas en proceso o acabados que sean útiles y que ahorren tiempo y dinero. Nosotros preferimos denominarlo «innovación abierta«, o lo que es lo mismo, poner al alcance de terceros, programas, protocolos y rutinas que funcionan y generan resultados (o que podrían generarlos) ¿Y para qué?, para que otros las usen sin tener que recorrer un largo camino para llegar al mismo punto después de años de pruebas, pero sobre todo, para mejorarlas entre todos y convertirlas en herramientas eficaces (un símil serían los programas de software de código abierto o el navegador gratuito google). En nuestro caso, después de 20 años acabas descubriendo multitud de maneras de cómo no hacer las cosas ¿porqué no ahorrar ese tiempo a otras personas? Ha llegado un momento en que para avanzar de verdad,  lo inteligente no consiste en contar lo que haces, sino cómo lo haces, pero de manera accesible, gratuita. La innovación abierta hace grande un proyecto, hace grande  a la gente que lo desarrolla y mejora. Ese es uno de los retos, eliminar el protagonismo y el egocentrismo y plantearse: señoras y señores, esto lo hago así, modifiquenlo, mejorenlo o elimínenlo, pero avancemos sobre una matriz compartida de código libre para conseguir unos objetivos comunes. La unión hace la fuerza.

En nuestro largo periplo hemos pasado por muchos de los procesos e «innovaciones» que se expusieron en diferentes momentos. En realidad casi todo ya está escrito o inventado, desde los modelos de participación e integración ciudadana, a los museos-lego donde el ciudadano contribuye a definir un determinado espacio museográfico, pasando por los espacios cooperativos… Lo que hace hace diferentes a las propuestas es la forma en que estas se reinventan desde la creatividad y la innovación, y de esto, vimos mucho en sOpA. La frescura y variedad de las comunicaciones fue desbordante; ¡¡cuánta gente haciendo tantas cosas interesantes¡¡

Cuando iniciamos nuestro programa de dinamización en Atapuerca integrando a la población del entorno (allá por el 93, y aunque fuese Atapuerca costó muchos años y mucho esfuerzo, mucha -vida- que decimos nosotros), nos creímos muy originales, cuando en realidad, hacía más de 20 años que norteamericanos, ingleses y franceses hacían lo mismo y más aún. Son la imaginación y la fuerza de las personas las que hacen diferentes los planteamientos. Cuando tú te lo crees de verdad, no hay obstáculo que te frene. La clave son las personas.

paleorama sopa'13

Un momento de la intervención de Raúl Maqueda (Paleorama SL)

(2) La segunda, sin duda la más importante, es que una vez más (que no la primera), individuos, instituciones y empresas manifestaron el deseo de participar en la toma de decisiones en materia de gestión patrimonial, algo que de forma tradicional ha recaído sobre las administraciones. La idea de trascender y romper el cordón umbilical que une la gestión del patrimonio con las decisiones arbitrarias de las administraciones es una visión consolidada que anticipa nuevos modelos para el futuro. Algún día, el público podrá decidir sobre lo que necesita, y no un arquitecto, un funcionario o lo que es peor, un político. La ciudadanía al servicio de la ciudadanía, bonita imagen que no obstante será inviable sin una previa educación en lo cultural de la población. Corwfunding y crowsourcing son una buena prueba de ello.

Esta consideración nos hace reflexionar sobre un término que se usó bastante en las comunicaciones «la democratización de la cultura». Pensamos que someter a plebiscito popular todas las decisiones carece por completo de utilidad práctica. Al final, siempre hay alguien que deberá tomar la decisión de qué hacer (lo que comúnmente conocemos como «tirar del carro»), alguien que desde un planteamiento teórico y por tanto subjetivo, encauzará determinadas líneas de acción independientemente de la participación ciudadana. Al final, nunca existe un consenso global, alguien decide.

paleorama sopa'13

Momento de la ponencia del interesante programa de dinamización de los colegas asturianos. Pablo Alonso presentando el Ecomuseo de Santo Adriano.

Para el plan de gestión y dinamización que estamos elaborando sobre el yacimiento romano de Clunia, se están realizando numerosas encuestas a segmentos específicos de población para conocer su opinión sobre lo que resultaría más adecuado en un espacio de estas características. Las respuestas son muy variadas pero hay un denominador común, la participación. El público quiere dejar de ser público y convertirse en actor. El público necesita una experiencia emocional que además aporte algo significativo a su vida.

(3) Pero todo lo anterior no se consigue desde la intuición o el romanticismo. No nos cabe duda que para gestionar la cultura hace falta una cultura de empresa, haya o no participación ciudadana, tenga o no lugar un proceso de socialización del conocimiento. Las oportunidades no le buscan a uno, somos nosotros los que hemos de provocarlas. En un reciente viaje visitando numerosos yacimientos arqueológicos hemos detectado al menos 4 oportunidades de negocio en dinamización del Patrimonio. Ya, ya lo sabemos, los comienzos nunca son fáciles, sobre todo cuando ese comienzo puede durar años ¿y mientras? Y mientras…, no hay secretos en esto, si tienes confianza en tu proyecto, si tienes clara la visión, sólo te queda resistir, resistir como sea, buscarse la vida, ponerse el casco y aguantar, tener claro que todos y cada uno de los esfuerzos y sinsabores del día a día tienen una finalidad y están justificados. De esa manera te aseguras que algún día, serás TÚ con tu criterio y tus valores el que guiará un determinado programa de dinamización o socialización.

En fin, felicitar una vez más la iniciativa de Underground Arqueología y aplaudir con energía a Maria Paz Leo Arroyo, técnico de cultura del Ayuntamiento de Malpartida, que nos demostró que el esfuerzo por integrar a la población en programas culturales tiene su premio y mucho, mucho sentido. Fantástico el trabajo de Maria Paz y su equipo de «jóvenes lavanderas» y trovadores que nos deleitaron con una simpática demostración de tradiciones populares.

paleorama sopa'13

Participación ciudadana en Malpartida

paleorama sopa'13

Un momento de la simpática actuación de las «lavanderas»

paleorama sopa'13

Muchas veces el objetivo no es sólo educar o sensibilizar, sino conseguir que el usuario ejecute acciones que favorezcan la consecución de esos objetivos