Jaime Lira Nov09

Palabras clave

Artículos relacionados

Compartelo en tu red

Jaime Lira

¿Y TÚ QUÉ PINTAS EN PINTO?
Hoy os presentamos a nuestro compañero Jaime Lira, que nos cuenta en primera persona sus amores, y es que la emoción y el amor fijan nuestros aprendizajes y pueden darnos una orientación especial a nuestras vidas.

El equipo de Paleorama en Arqueopinto
Jaime Lira

jaime-lira-paleorama Arqueopinto

Desde que era pequeño me han gustado la Historia y las Ciencias Naturales, aunque con la mentalidad de un niño, me parecían dos “amores” incompatibles. Por suerte, cuando me hice mayor pude comprobar lo equivocado que estaba.
Soy licenciado en Biología por la Universidad Complutense de Madrid y durante mis últimos años de carrera, conocí a un grupo de personas que cambió mi vida. En el Departamento de Paleontología de la Facultad de Geología, tuve la oportunidad de recibir clases de un grupo de investigadores que, por aquel entonces, acababan de publicar una serie de trabajos de gran repercusión en el campo de la evolución humana, para un periodo que no estaba muy bien documentado: Europa y sus habitantes antes de la época de los neandertales. Esas personas fueron Ignacio Martínez, Ana Gracia, Carlos Lorenzo, Nuria García y el director del equipo al que pertenecen, que por aquel entonces impartía las asignaturas de “Paleontología Evolutiva” y “Paleontología Humana”: el profesor Juan Luis Arsuaga. Casi todos son biólogos, como lo soy yo ahora y en sus clases de teoría y prácticas me descubrieron un mundo nuevo: me di cuenta de hasta qué punto a lo largo de la evolución, la Historia y la Biología habían recorrido un largo camino juntas de la mano.

Me ofrecieron la oportunidad de conocer una excavación desde primera línea, trabajando de lleno en uno de los yacimiento de la sierra de Atapuerca y, desde hace ya 16 años, no he faltado nunca a mi cita con esa pequeña sierra burgalesa. Desde entonces, estoy vinculado al Equipo de Investigación de Atapuerca. En el seno de este equipo me he formado como investigador, desarrollando una tesis doctoral que está finalizando, donde he podido aunar Historia y Biología, estudiando los patrones de domesticación del caballo en la península ibérica a partir del análisis de ADN antiguo.

Pertenezco a un equipo donde la divulgación de nuestro trabajo está considerada como una labor fundamental del investigador, y Atapuerca ha sido una plataforma que me ha permitido realizar una intensa labor divulgadora, que he compaginado con la investigación y con la docencia.
En el ámbito de la divulgación, he podido acercar nuestro trabajo a público de diversas edades: niños, adolescentes y mayores, a través de talleres, seminarios y conferencias
Entre los años 2003 y 2010 formé parte del equipo de divulgadores asociados a la exposición itinerante por España “Atapuerca y la evolución humana”, que llevó nuestras investigaciones a 25 ciudades españolas. Esta exposición estuvo acompañada de talleres sobre Arqueología, Arte y Paleontología. Los talleres los realizábamos los fines de semana y, en ellos, descubrí la divulgación para uno de los públicos más entusiastas que uno se puede encontrar: niños de entre 6 y 12 años.

jaime-lira-choza-prehistoria-arqueopinto

Con esta experiencia “en la mochila”, hace unos meses entré en contacto con Arqueopinto y, desde hace poco, he pasado a formar parte de su grupo de educadores. Comparto mis mañanas con un grupo de profesionales que, día a día, se encargan de trasmitir conocimiento e ilusión a niños que vienen a este lugar con unas ganas enormes de explorar los misterios de la Prehistoria. Es todo un reto y una satisfacción; a diario, estos jóvenes visitantes me recuerdan al niño que aún llevo dentro y que no deja de hacerse preguntas.

 

Fotografía: Documentando grabados en la estación de arte rupestre al aire libre de Domingo García (Segovia).